- PATRIMONIO: Rosario y el espíritu de un tiempo...